¿Pene vs. Vagina?

– Los hombres tienen pene y las mujeres…
– ¡Vagina!

Esta es la respuesta automática que nos solemos encontrar cuando tratamos el tema de la anatomía genital en las aulas. Pero… ¿esto es realmente así?

1. La anatomía femenina: esa gran desconocida.

Todos sabemos de lo que estamos hablando cuando nos referimos al pene, sin embargo, según nuestra experiencia, no ocurre lo mismo cuando hablamos de la vagina y de la vulva. Nos encontramos con que muchas personas tienen una confusión con estos términos.

Pues bien, la vagina es el conducto fibromuscular elástico que comunica el cuello del útero con el exterior, mientras que la vulva es el conjunto de estructuras visibles del aparato genital externo femenino (monte de venus o pubis, clítoris, labios mayores, labios menores y la parte más externa de la vagina). En definitiva, la vagina no se ve porque es interna, la vulva sí porque es externa.

Partiendo de esa premisa y sabiendo que existen todas estas estructuras que a veces pasan desapercibidas, ¿os atreveríais a decir qué parte de los genitales femeninos es la homóloga al pene? ¿No estáis seguros? Vamos a daros más pistas…

– El pubis lo encontramos tanto en hombres como en mujeres, puesto que se trata de la parte inferior del vientre, cercano a los genitales externos de ambos.
– El clítoris es un órgano eréctil situado en la parte superior de la vulva que sirve exclusivamente para proporcionar placer.
– Los labios mayores y menores son pliegues que bordean la vulva y que en el desarrollo embrionario son equivalentes al escroto masculino, y viceversa.
– La parte más externa de la vagina se encuentra situada en la zona inferior de la vulva, debajo de la uretra (conducto por el que sale la orina).

¿No os habéis preguntado por qué hemos llamado a la entrada de la vagina parte externa? A veces pensamos que las palabras que utilizamos no tienen repercusión alguna, pero solo tenemos que pararnos a pensar. ¿Por qué entrada? ¿Está ahí para que entre algo? ¿Llamamos a la parte externa de la uretra entrada uretral? ¿Al ano entrada anal? Vamos a replantearnos entonces la lógica del asunto…

Esto tiene mucho que ver con la otra razón principal de nuestra famosa respuesta automática de la que hablábamos al principio de este post.

2. La sexualidad ligada al coito.

La vagina tiene múltiples funciones: expulsar la menstruación o el flujo vaginal, ser el canal del parto, permitir la inseminación… Una de ellas es la penetración, sí, pero no es la única ni la más importante.

Actualmente, por influencia hetero y coitocéntrica, pensamos que la práctica erótica por excelencia es la penetración del pene en la vagina, es decir, el coito. Aquí es donde nos encontramos con el lío “pene-vagina”, y ya no vemos más, nos quedamos con eso y los hacemos dos órganos, por tanto, equivalentes. Si estamos diciendo que la práctica más importante es el coito, ¿entonces cómo no van a ser las estructuras más importantes el pene y la vagina?
Con esta confusión, nos olvidamos del resto del cuerpo, nos olvidamos de otras orientaciones del deseo, nos olvidamos de otras prácticas y, lo más impactante de todo, nos olvidamos de que el homólogo al pene es el CLÍTORIS. Sí, en nuestro desarrollo prenatal el clítoris y el pene parten de la misma estructura, el seno urogenital. Mientras que la vagina no (o al menos no todas sus partes).

Es así, pues, como tenemos que ver a nuestro amado clítoris, igual que vemos a nuestro amado pene. Si son homólogos y las personas se llevan tan bien con su pene, juegan con él, le ponen nombre… ¿Por qué no darle esa misma importancia al clítoris y dejarnos de anteponer la vagina al mismo? Son partes de nuestro cuerpo, al igual que lo son las manos, los ojos, la boca… Querámoslas y démosles la misma importancia a todas, que todas son útiles, preciosas y maravillosas.

En el siguiente post entraremos más a fondo a hablar sobre la vagina y el clítoris, trataremos sus diferencias, hablaremos de placer, hablaremos de prácticas… hablaremos en definitiva de satisfacción, que es lo que buscamos. Así que seguid leyendo, ¡no podéis perdéroslo!

Si aun así seguís con preguntas, no dudéis en contactar con nosotras en contacto, estaremos encantadas de daros respuestas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *