¿Fantasía o Deseo?

Cuenta la leyenda…

(No desarmamos los cuentos, desarmamos sus mitos):

 

 

“Una persona que fantasea mucho tiene un problema sexual”

SUSPENSO: Las fantasías eróticas alimentan la buena salud sexual, ya que favorecen el placer erótico y la satisfacción sexual.

“Las fantasías sexuales las tienen personas insatisfechas”

SUSPENSO: No se observa relación significativa. Tener fantasías eróticas depende de la imaginación y personalidad de cada uno/a. El grado de satisfacción en todo caso se vería afectado positivamente ya que las fantasías pueden aumentar la excitación.

 

“Una persona que tiene buenas relaciones eróticas no necesita fantasear ni masturbarse”

SUSPENSO: Al contrario, da la impresión que las personas que más se conocen a sí mismas en intimidad son las que mayor satisfacción tienen en las relaciones eróticas, una de las formas que nos permite conocernos a nosotros mismos es a través de la masturbación, para la cual puede ser muy útil fantasear.

 

“Una persona que tiene pareja y fantasea con otra persona es porque ya no le quiere ni le gusta”

SUSPENSO: No tiene por qué ser así, con lógica dependerá la tendencia y la situación. A veces hay personas que se imaginan con otras externas a la pareja y no tiene porqué significar que la pareja no funcione, en la imaginación todo es posible cosa que en la realidad no, y no tenemos porque querer que suceda. Además algunas personas sienten deseo por varias a la vez y amor solo por una (en el caso de las relaciones monógamas) y el que lo llevemos a cabo o no, estará mediado por nuestro deseo de hacerlo real o seguir en la imaginación; y por el pacto que tengamos con nuestra pareja.

 

 

Y ahora sí, hablemos de los cuentos, de las fantasías,pero ya sin mitos…

Todos los seres humanos fantaseamos con las cosas de la vida, desde comprar un coche determinado, hasta  que te toque la persona que deseas, tener una familia, trabajar en una gran empresa o que te toque la lotería… La fantasía forma parte del día a día, de nuestras expectativas y puede guardar o no relación con nuestros deseos, ya que por fantasear con algo no significa que deseemos llevarlo a cabo en la realidad. En el ámbito erótico pasa lo mismo, a menudo todas las personas tenemos fantasías eróticas que pueden activar o aumentar nuestro deseo sexual a través de la excitación, pero que no por ello significa que siempre las deseemos llevar a cabo y hacerlas realidad. Es aquí donde a menudo encontramos a personas que nos preguntan si es normal o no ciertos pensamientos que tienen a veces, o si está bien o mal que se exciten con ellos, si tener fantasías durante el acto sexual (encuentro o relación erótica) significa algo o si puede repercutir en la relación que tienen con la persona o las personas con las que se acuestan.

 

Empecemos aclarando los conceptos

Las fantasías eróticas son todo producto de nuestro imaginario, con las que creamos historias que dependen de nuestra imaginación y creatividad, sintiendo en nuestro cuerpo lo que estas nos sugieren eróticamente,nuestro cuerpo responde de forma fisiológica y química ante ellas.

Los deseos son aquello que me gustaría hacer y llevar a cabo en la realidad, “que deseo sentir, sueño tener o hacer” El deseo es la fuerza que te lleva a realizar una acción determinada. El deseo erótico por tanto es la fuerza que te impulsa a nivel erótico activándote a través de la respuesta sexual a realizar una conducta o a querer realizarla dentro de la erótica.

 

 

“Todo deseo es fantasía pero no toda fantasía es deseo”

 

 

Para entendernos, siempre mejor con ejemplos:

-Muchas personas fantaseamos con hacer una orgía, o un trío pero ¿cuántas desean en realidad llevarlo a cabo? Esto se observa cuando tras esa pregunta le añades… ¿cuántas personas de las que fantasean tener una orgía, la hacen?

-Hay parejas que fantasean imaginándose a su pareja con otra persona, esto puede ser porque les gusta sentir que su pareja es deseado/a, pero a la hora de la verdad no soportarían saber que su pareja tuviera un lío con otra persona.

– Hay personas que fantasean con ser forzados/as, esto es porque al imaginarse sentirse sometidos/as les suma placer, y no significa nada, ya que no permitirían nunca ser forzados/as ni por supuesto les gustaría que en la realidad así fuera.

 

 

Sin embargo…

-Hay personas que desean hacer una orgía y fantasean con ello hasta que lo llevan a cabo, disfrutan de los encuentros múltiples o simplemente lo conocen un tiempo porque en un momento determinado les apeteció y ya no quieren seguir, o sí…

-Hay personas que desean tener un encuentro en un cuarto oscuro y fantasean hasta llevarlo a cabo y así lo hacen.

-Hay personas que desean hacer un intercambio de parejas y fantasean hasta que lo acuerdan y lo llevan a cabo.

-Hay personas que desean que le aten y fantasean con ello hasta llevarlo a cabo en la realidad y disfrutan de su juego.

 

Y así tantas ideas como tengamos…

 

Pues todas las fantasías son válidas, (y suspirad…) no sois raros/as, ni los únicos/as en tenerlas, aunque sean las más peculiares del mundo (o así lo creías). “Peculiares somos todos, o no somos ninguno”.

Es importante darse permiso para dejar volar la imaginación y disfrutar de las fantasías y el deseo erótico, permitiendo que se pueda activar o incrementar a través de éstas.

En definitiva es esencial conocerse para saber cuando uno/a mismo/a desea algo y quiere realizarlo y cuando uno/a fantasea con algo con lo que disfruta pero no desea sacarlo del imaginario ni hacerlo realidad.

 

Como hemos dicho más arriba, conocernos, nos lleva a aceptarnos y esto a crearnos. Si dejo que mi creatividad y mi imaginación vengan a mi mente, sin rechazarlas, podré disfrutar del placer que esto me produce en muchos contextos (con uno/a mismo/a, con alguien, compartiéndolas o no… , las fantasías son algo íntimo) y por tanto si conozco mis deseos, podré llevarlos a cabo… y disfrutad (siempre que sean realistas, nos hagan sentir bien y no hagan sufrir a nadie).

 

Hay tantas fantasías, como deseos, y tantos deseos como personas diferentes hay en el mundo.  

Por tanto, déjate llevar de vez en cuando por tu mente a lugares fantásticos…  que la imaginación no tiene límites, aprovechémosla.

 

 

Saca todo tu potencial creativo… erótico y disfrútate.

 

 

 

2 comentarios sobre “¿Fantasía o Deseo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *