Los tipos de orgasmos

Todo es placer, no todo son orgasmos. Pero… ¿qué tipos hay?

Como hemos podido leer en entradas anteriores, el placer es el objetivo del deseo. Tenemos todo un cuerpo esperando ser descubierto para ampliar nuestros circuitos de placer, además estos circuitos irán cambiando según la etapa que estemos viviendo, dependen del contexto, la química con la o las personas con las que compartís los momentos, la edad, la madurez, la experiencia previa, el estado de ánimo, la educación, y más.

El orgasmo no va a ser nuestro objetivo en cada práctica que tengamos. Pero conocer más acerca de este fenómeno que puede o no ocurrir, que se puede reeducar, nos va a ayudar a conectar con él cuando llegue.

Un orgasmo es una descarga repentina de tensión sexual que ocurre durante el ciclo de la respuesta sexual humana. Esta controlado bajo el sistema nervioso autónomo o involuntario, y se manifiesta por contracciones musculares, habitualmente en la región pélvica, aunque se asocian a otras contracciones involuntarias como espasmos musculares en múltiples partes del cuerpo y con una gran sensación de euforia general.

Autores como Freud en 1905 dividieron el orgasmo femenino en dos categorías que aún hoy se siguen escuchando: el orgasmo vaginal VS orgasmo clitoridiano. Se estimaba que el orgasmo vaginal era a través del llamado punto G, que no todas las mujeres tenían. Aquí encontramos el gran fallo de este genio: lejos de la realidad, Freud pensaba que el punto G dependía de la madurez de la mujer, y que los orgasmos clitoridianos eran sucesos de la infancia y adolescencia.

SexConsulta: Entonces ¿las mujeres que no tenían orgasmos vaginales eran consideradas inmaduras?

AineSexología: Esta teoría tuvo una gran repercusión para algunas mujeres que se sintieron inadecuadas, efectivamente se las consideraba inmaduras e incluso se las trataba de neuróticas. Tuvo consecuencias negativas que en nuestros días aún están presentes en las creencias de algunas personas.

Alfred Kinsey fue uno de los primeros investigadores que criticaron a Freud, realizó un interesante estudio en el que observó que la mayoría de mujeres no tenían frecuentemente orgasmos vaginales. Por lo que la teoría de Freud, comenzaba  a desmontarse. Años más tarde a Kinsey fue apoyado por científicos como Masters y Johnson, Hite y muchos otrxs.

Masters y Johnson fueron unos científicos de los años 80 que realizaron un estudio sobre la respuesta sexual humana. Consideraron que el 70-80% de las mujeres llegaban al orgasmo a través de la estimulación directa del clítoris, y en algunos casos indirectamente, y que la mayoría de hombres lo hacía por la estimulación del pene, acompañado de la eyaculación; aunque existía la posibilidad de tener un orgasmo sin eyaculación (orgasmo seco) o eyaculación sin orgasmo. Afirmaron también que todas las mujeres pueden ser potencialmente multiorgásmicas, y que en cambio, los hombres multiorgásmicos eran menos comunes.

No obstante, a pesar de estas declaraciones, las conductas se aprenden (mediante modelos, historia y educación) y desaprenden, podemos reeducar nuestras conductas eróticas a través del autoconocimiento.

SexConsulta: ¿se puede aprender a tener varios orgasmos?

AineSexología: Se puede aprender a tener mucho placer, y por circuitos diferentes. El orgasmo no se elige tener o no. El orgasmo llega habitualmente cuando potenciamos nuestro placer, y para ello hay que explorar y autoconocerse. Eso sí, tiene que haber una disponibilidad y unas ganas, un permiso con unx mismx a dejarse llevar y centrarse en el placer en sí mismo.

La pareja de científicos que comentábamos, estimaron tras su estudio la línea del circuito del placer en las fases de la respuesta sexual humana. Configurada por: Excitación-meseta-orgasmo-resolución.

Más tarde Hite introdujo el deseo como elemento esencial y causal en este modelo de la respuesta sexual.

Bien, en consonancia con lo que decimos, esta gráfica puede servir como modelo teórico, pero en la práctica no tiene que ser siempre así. Si todas las personas somos diferentes, no podemos pretender que un modelo encaje en todas. Habrá sucesos que sean habituales a veces, y otros que no, pero no por ello mejores o peores, sino distintos.

 

Conocer un poco de la historia nos sirve para tomar conciencia con nuestras creencias, de cómo son o  sobre como tienen que ser las cosas. Las cosas si son algo, son diversas, diferentes y causadas por muchos factores que se interrelacionan. No podemos pretender que los modelos teóricos nos valgan tal cual en las prácticas. Seguramente estemos influidos por un contexto sociocultural  que haga que tengamos creencias que no tienen otras culturas y por tanto haga que nuestras conductas pretendan llegar a unas expectativas concretas que han sido creadas.

Hay varias cosas que se descomponen de algunas de estas teorías que nos hemos planteado antes. Al cuestionaros de qué depende el orgasmo, y en qué lugar se encuentra del cuerpo. Cuando a varias mujeres y hombres les preguntas: ¿A que pueden tocarte el clítoris o el pene, una y otra vez  que si no tienes esa disposición mental…no llegas al orgasmo, e incluso no sientes placer?

 

Entonces, no hay categorías ni tipos de orgasmo determinados. Cada orgasmo es diferente y no es del clítoris, ni del pene, ni de la vagina…

El orgasmo es del cerebro

 

Por eso estimular las zonas erógenas (si quieres saber más de las zonas erógenas pincha aquí) nos aumentará la posibilidad de potenciar nuestro placer, y en este si surge llegará el orgasmo, en singular o en plural.

 

Un comentario sobre “Los tipos de orgasmos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *