La erótica de las personas mayores de 65 años

El pasado fin de semana estuvimos en las V Jornadas se Actualización en Sexología organizadas por el Instituto Andaluz de Psicología y Sexología (IAPS).

Aprendimos sobre la erótica en las personas mayores de 65 años con Bárbara…

Bárbara:

En Málaga hablé de la importancia que tiene investigar sobre sexualidad en la vejez, ya que, no sé si os habréis dado cuenta, pero esta etapa supone un 20% de la vida de una persona. Y sí, seguimos vivos/as/es en todos los sentidos porque, como repetimos hasta la saciedad, la sexualidad vive tanto como la persona.

¿No os habéis preguntado nunca por qué cuando se escribe sobre la sexualidad de nuestros mayores se escribe sobre su pasado? Pues yo sí…

Normalmente, se tiende a pensar que los/las/les mayores carecen de sexualidad, porque nos empeñamos en ligarla a la reproducción. Se piensa que su actividad erótica ha cesado y su interés erótico cae en picado. Pero, amigas/os/ues, esto es totalmente FALSO.

Es cierto que la edad afecta, produce variaciones y da lugar a peculiaridades, claro que sí, pero como ocurre a lo largo de todo el ciclo vital, ¿o no? Se producen cambios bio, psico y sociales a los que simplemente hay que adaptarse. Ahora bien, ¿cómo nos adaptamos?

“Cuando llegamos a la vejez seguimos deseando, acariciando, besando, calentándonos, amando…”

 

A lo mejor en otras etapas de la vida tenemos más recursos disponibles (y sobre todo más apoyo social) para adaptarnos. Pero cuando llegamos a una etapa tan olvidada como es la vejez de pronto parece que todo cambia: dejamos de ser sexuados (de ser hombres, mujeres… ¿cómo puede ser eso?), dejamos de relacionarnos, dejamos de excitarnos, dejamos de necesitar intimidad, nuestro cuerpo deja de ser nuestro… ¿En serio? Pues no, esto no puede seguir siendo así, por eso lo más importante es VISIBILIZAR. Ahora vosotres/as/os también sabéis que sí, cuando llegamos a la vejez seguimos deseando, acariciando, besando, calentándonos, amando…

¿Qué hacemos desde la Sexología? Precisamente eso, visibilizamos a través de la investigación, a través de la educación y, si es necesario, a través del asesoramiento o terapia. ¡Devolvamos a las personas mayores su derecho a ser sexuadas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *